Bizcochos, Pasteles, Recetas con Chocolate

Bundt cake de flan de plátano y bizcocho de chocolate

El concepto de bundt cake no está ligado a ningún tipo de preparación o ingredientes concretos. Un bundt cake es un bizcocho horneado en un molde Bundt. Los moldes Bundt son moldes con forma de anillo (con un tubo o “chimenea” central) y son una marca registrada de Nordic Ware, con lo que puedes comprarte un molde similar de otra marca pero no podrás decir que es un molde Bundt, ni que estás haciendo un Bundt cake.

eIMG_6174_small

Hay un montón de modelos con diferentes hendiduras o estrías que dan esa estética tan especial a los bizcochos, y que son objeto de coleccionismo para algunas personas. La fama de estos moldes llega a tal punto que el 15 de noviembre se celebra el Día Internacional del Bundt Cake. Y este 15 de noviembre precisamente desde I Love Bundt Cakes quieren celebrarlo con un concurso donde, como no, el premio es un molde Nordic Ware. Con este Bundt Cake participaré en la categoría de Bundts innovadores, que premia la originalidad, ya sea en los ingredientes, la presentación, etc.

eIMG_6162_small

Se me ocurrió que para esta ocasión podría hacer lo que por internet se conoce como “magic cake“, un pastel que incorpora dos elaboraciones: un bizcocho denso de chocolate y un flan, al que le he añadido plátano. La verdad es que no ha salido del todo como esperaba…

eIMG_6148_small

Como veréis luego, en el molde primero se pone la mezcla que será el bizcocho de chocolate y posteriormente el flan. La idea es que durante la cocción de este pastel al baño maría en el horno estas capas se inviertan y la parte de chocolate quede compleatamente en la parte superior del molde (lo que será la base al desmoldarlo). En mi caso, no conseguí eso al 100%, pero el resultado marmoleado es también muy estético y el sabor es igualmente bueno, mezcla de la intensidad del bizcocho de chocolate y la suavidad y textura del flan.

eIMG_6186_small

¡Vamos allá con la receta!

Ingredientes

Bizcocho de chocolate

100 gr. de chocolate negro con el 65% de cacao
3 huevos
150 gr. de mantequilla
180 gr. de azúcar moreno
100 gr. de harina
30 gr. de cacao en polvo
1 cucharadita de levadura química

Flan de plátano

400 gr. de leche condensada
400 gr. de leche entera
4 huevos
150 gr. de crema de queso
50 gr. de crème fraîche
1 plátano muy maduro

Elaboración

Fundimos el chocolate con la mantequilla (yo lo hice al microondas parando para remover cada pocos segundos), reservamos. Tamizamos todos los demás ingredientes secos (excepto el azúcar). Batimos los huevos con el azúcar con las varillas de la KA a velocidad baja hasta mezclarlos bien, sin sobre batir. Añadimos el chocolate fundido. Una vez incorporado el chocolate, y usando la pala de la KA vamos añadiendo los ingredientes secos poco a poco.

Ponemos spray desmoldante abundantemente en el molde y ponemos la mezcla del bizcocho del chocolate. Veréis que es una masa muy densa, que costará repartir por la base del molde. Nos ayudaremos de una cuchara para procurar repartirlo bien por el fondo.

Precalentamos el horno a 180º con una bandeja lo más profunda posible llena de agua en su interior, para que el agua se vaya calentando.

Para la preparación del flan simplemente trituramos todos los ingredientes. Es importante que el plátano sea muy maduro, ya que de lo contrario no se notará el sabor. Vertemos poco a poco la mezcla sobre la masa del bizcocho. Tapamos el molde con papel de aluminio. Horneamos durante unos 85 minutos a 180º. Sacamos del horno y cuando se enfríe un poco, conservamos en la nevera hasta que se enfríe.

Respecto al desmoldado, normalmente las preparaciones hechas en estos moldes desmoldan solos. En este caso, al ser gran parte de la elaboración un flan y desmoldarlo en frío, la preparación es un poco más difícil de desmoldar. Necesitaremos una pequeña ayudita, sumergiendo parcialmente el molde en agua caliente (no excesivamente, con la temperatura del grifo de agua caliente es suficiente) durante 10 minutos. Con la forma de estos moldes, ésta en sí ya es su decoración, por eso mucha gente los deja tal cual, “desnudos”. En este caso he hecho una salsa de caramelo, que explicaré en otro post.

Vamos a hablar un poco de estos moldes. El modelo que he utilizado es el “Anniversary Bundt Pan”, el clásico, con capacidad de 10 a 15 tazas. Todos los moldes de Nordic Ware tienen en común que son de alta calidad, están hechos de aluminio fundido, son altamente antiadherentes (de ahí que puedan fabricarlos con esas formas tan bonitas) y permiten un fácil desmoldado y limpieza. Su color platino reflecta mejor el calor por toda la superficie, y el tubo o chimenea hace que una mayor parte de la preparación esté en contacto con el calor del horno (en comparación con un molde redondo simple), con lo que todo ello garantiza un horneado y color uniforme.

La propia marca en su página web da algunos consejos de cómo usar un molde Bundt para conseguir un desmoldado perfecto:

Lavar el molde con agua tibia y jabón, y evitar ponerlo en el lavavajillas, ya que reduce la vida del recubrimiento antiadherente, y no usar productos de limpieza abrasivos o estropajos. Es decir, lo que debemos hacer con cualquier molde.

– Antes de cada uso, usar un spray desmoldante o mantequilla (ellos recomiendan que sea vegetal), repartiendo por todo el molde con la ayuda de un pincel o un papel de cocina, haciendo hincapié en todas las hendiduras y estrías. También recomiendan espolvorearlo después con harina o cacao, pero yo no lo he hecho, he usado solamente el spray.

– Al volcar la masa, hacerlo por un lado y que ella misma se reparta por todo el molde, y después dar unos golpes contra la encimera para eliminar las posibles burbujas que pudiera haber. En este caso y debido a la densidad del bizcocho de chocolate, nos hemos ayudado de una cuchara para este caso.

Hornear encima de la rejilla del horno (no encima de la bandeja del horno, para no entorpecer el paso del calor), con calor arriba y abajo. En este caso, al ser el horneado al baño maría, era imprescindible usar una bandeja.

Dejar reposar dentro del molde y encima de una rejilla exactamente 10 minutos. La marca insiste mucho en este punto, deben ser 10 minutos exactos. Antes de desmoldarlo, darle unos golpes arriba y abajo y sacudirlo de lado a lado para que el bizcocho acabe de desprenderse, poner encima del molde la rejilla enfriadora boca abajo y darle la vuelta. Si hemos seguido todos los pasos, el bizcocho se desmoldará solo sin ningún esfuerzo. En el caso de esta receta, ya he explicado que el desmoldado es distinto.

Previous Post Next Post

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply