Dulces individuales, Mis favoritos, Pastelería tradicional

Panellets de piñones

eIMG_6119_small

Desde que soy pequeña hemos hecho panellets en casa para estas fechas. Mi madre, mi hermana y yo pasábamos la tarde en la cocina haciéndolos. Hacíamos muchísimos y luego los repartíamos entre la familia y los enseñábamos a las vecinas. Ahora intento hacer unos pocos (¡no tantos como antes!) y llevarle al menos unos poquitos a mi madre, ya que mi hermana no vive cerca. Este año he hecho solo de piñones, pero a partir de la masa base se pueden hacer de muchas variedades y sabores. En casa los que gustan más son estos y en general creo que la mayoría de gente son los que prefiere.

eIMG_6124_small

Los que hacíamos en mi familia no son los mismos que hago yo ahora. Mi madre le ponía a la masa algo de patata y boniato, lo que hace que la masa tenga un sabor más suave y a su vez sea menos cara. Por otra parte, la textura que queda con estos ingredientes facilita que se adhieran mejor los piñones, pero ya veréis como con la receta que hago yo ahora no hay problema en este sentido. Esta receta es sin patata ni boniato, solo 4 ingredientes: harina de almendra, azúcar, agua y clara de huevo.

eIMG_6127_small

Esta receta es de Carme Ruscalleda y me gusta mucho porque hace que sea muy fácil el mezclado de los ingredientes, aunque hay que tener en cuenta que requiere un tiempo de enfriado y reposo. ¡Vamos allá!

Ingredientes

500 gr. de almendra en polvo
350 gr. de azúcar
150 ml. de agua
1 clara de huevo
500 gr. de piñones
2 yemas de huevo y un chorrito de agua

Preparación

Ponemos los 150 ml. de agua y el azúcar en una olla mediana y removemos para que se diluya el azúcar. Cuando empiece a hervir, añadimos la almendra y removemos sin parar mientras se cuece ligeramente la masa, hasta que la misma se despegue de las paredes (unos 5 minutos aproximadamente). Dejamos templar la mezcla. Añadimos la clara de huevo, mezclamos y dejamos reposar la masa. La receta establece un tiempo de reposo mínimo de 2 horas en la nevera, pero yo dejo la masa en una manga pastelera toda la noche. La clara de huevo es el ingrediente que hace que esta masa quede suficientemente pegajosa como para que posteriormente no tengamos problemas para que los piñones queden bien pegados.

20161030_074535

Ahora toca dividir la masa en pequeñas porciones para hacer las bolitas que luego irán recubiertas de piñones. Algunas veces me ha pasado que los panellets me quedan muy grandes, pero no me daba cuenta hasta que los recubría de piñones, que añaden bastante volumen extra. Lo que hago ahora es hacer las porciones con la manga pastelera. Peso una porción de muestra (las hago de 14 o 15 gr.) y hago el resto tomando de referencia esa muestra. A partir de ahí, se trata de ir formando las bolitas y posteriormente recubrirlas de piñones: ponemos la bolita en un recipiente con piñones moviéndola ligeramente para que los piñones se adhieran y volvemos a darle una forma redonda boleando la masa, de manera que los piñones quedan insertados en la masa.

Una vez tenemos todos los panellets formados, los colocamos sobre papel de horno en una bandeja y los pintamos con las yemas de huevo diluidas con un chorrito de agua.

20161030_082418

Horneamos unos 11 o 12 minutos hasta que los panellets tengan un color dorado, a temperatura alta, unos 200º. Pero debemos vigilarlos muy a menudo porque cada horno es un mundo y el tiempo de horneado es muy corto. Dejamos enfriar y…¡a comer!

Previous Post Next Post

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply