Pan & Bollería

Rollos de canela o cinnamon rolls

Hace tiempo que quería hacer esta receta, me encanta la canela y tenía curiosidad por probar el sabor de esta masa. Me daba la sensación que llevaba mucha cantidad de canela y azúcar, pero la verdad es que el resultado es aromático y nada dulce, creo que incluso se podría poner más cantidad sobre la masa o dentro de ella. Esta receta lleva levadura de panadero, lo que complica un poco la preparación si la masa no aumenta lo esperado, pero la verdad es que siguiendo la receta tal cual la masa queda perfecta.

eIMG_6085_small

Un aspecto a tener en cuenta es el molde que se debe usar. Es mejor usar un molde de base desmontable. Al hornear esta masa, el azúcar y la canela que lleva en su interior se deshacen y se forma una especie de caramelo en la base del molde, lo que hace que la masa se adhiera al molde y sea difícil de desmoldar. Por eso es conveniente además, engrasar y forrar la base del molde con papel de horno.

eIMG_6104_small

La receta está pensada para un molde de 30 cm. pero yo usé dos en moldes más pequeños. En realidad una vez formados los rollos los podemos hornear tal cual en una bandeja de horno y tendremos porciones individuales.

Ingredientes

Para la masa:

125 ml. de leche
125 ml. de agua
100 gr. de mantequilla
2 sobres de levadura seca
50 gr. de azúcar normal
550 gr. de harina tamizada
1 cucharadita de sal
1 huevo y 2 yemas

Para el relleno:

3 cucharadas de canela
100 gr. de azúcar moreno
25 gr. de mantequilla derretida
1 huevo batido

Mantequilla para engrasar el molde

Preparación

Calentar el agua, la leche y la mantequilla en un cazo hasta que se derrita. Dejar templar y añadir la levadura y 1 cucharada de azúcar. Es conveniente mezclar con unas varillas pequeñas, ya que la levadura al contacto con los líquidos se convierte en una especie de pasta que cuesta disolver con una cuchara. Cubrir el recipiente y dejar reposar 10 minutos.

Poner la mezcla anterior en un bol con la harina, la sal y el azúcar restante. Añadir el huevo y las 2 yemas batidas. Mezclar y amasar hasta que adquiera una consistencia menos pegajosa. Yo lo hice con el gancho amasador de la Kitchenaid, unos 10 minutos a velocidad 2. Después de ese tiempo la masa seguía pegajosa, pero veréis que tras el reposo que indica la receta la textura de la masa es la adecuada. Así pues, dejamos la masa reposar en un cuenco aceitado durante unas 2 horas, tapada con film y poniendo el recipiente dentro del horno (¡sin encender!). Veremos que la masa crece. Mientras, preparamos el relleno mezclando la canela y el azúcar moreno.

Pasadas las 2 horas, extender la masa en la encimera con un rodillo formando un rectángulo de unos 40 x 30 cm. Repartir con un pincel la mantequilla derretida por encima y esparcir el relleno dejando un borde de 1 cm. por cada lado, el cual pincelaremos con huevo batido. Enrollar la masa como si fuera un brazo de gitano. Es importante no presionar, ya que de lo contrario los rollos nos quedarán demasiado compactos. Cortar el rollo en unas 10 o 12 piezas.

Colocar los rollos en el molde engrasado y forrado y dejar leudar otras 2 horas, tapando el molde con film y poniéndolo en el horno apagado. Una vez pasado el tiempo, pintar con huevo por encima.

20161024_200015

Hornear en el horno precalentado a 180º durante 25 o 30 minutos, hasta que los rollos estén dorados. Sacamos el molde del horno y cuando la masa esté templada haremos un almíbar con 3 cucharadas de agua y 2 de azúcar y pintaremos por encima para que los rollos tengan un aspecto brillante. Se puede espolvorear con azúcar lustre y canela por encima para dar más dulzor y sabor.

Previous Post Next Post

No Comments

Leave a Reply